¡Agricultura orgánica elimina la extinción de abejas a nivel mundial!

La agricultura convencional se ha convertido en una institución imprudente que no presta atención a la nutrición de los suelos, bacterias agrícolas, microbios beneficiosos, flores silvestres y el hábitat natural de todos los polinizadores y otros animales.

Bajo los sistemas de cultivo convencional los insectos y hierbas son prescindibles, actualmente la agricultura trabaja contra la naturaleza en lugar de apoyarse en ella, incluso la salud de la tierra se sacrifica a medida que los sistemas agrícolas convencionales se desconectan del ecosistema que deben preservar, y uno de los componentes más importantes de la agricultura son los polinizadores.

Uno de los centros orgánicos más famosos en Estados Unidos recientemente público un informe titulado “Agricultura orgánica apoya la salud de los polinizadores”, este detalla las amenazas actuales en este grupo en particular.

El informe revela varias prácticas de agricultura orgánica que apoyan la salud de las abejas melíferas y otros polinizadores al tiempo que alientan un sistema agrícola que respeta el equilibrio de la naturaleza, estas técnicas agrícolas favorables pueden usarse tanto en granjas orgánicas como en convencionales para salvar a las abejas y mariposas de la extinción.

“Nuestro artículo analiza en profundidad los desafíos que enfrentan las abejas melíferas y otros polinizadores, además consideramos a la era orgánica como un modelo para apoyar a las poblaciones de polinizadores”, dijo la Dra. Jessica Shade, Directora de Programas Científicos del Centro Orgánico.

“Esperamos que este informe actúe como una herramienta para educar a los diseñadores de políticas, los agricultores y consumidores por igual, incorporamos algunas prácticas amigables y sencillas que pueden ser adoptadas por la mayoría de productos para fomentar la salud de estos pequeños animales” agrego la Dra. Shade.

Los sistemas convencionales de agricultura dependientes de los plaguicidas químicos están cometiendo suicidios en la agricultura de forma consciente, la polinización sostiene a la agricultura y en pocas palabras hace que esta sobreviva.

Cuando las prácticas agrícolas ignoran la salud de los polinizadores dentro de su ambiente natural, la agricultura comienza a derrotar su propio propósito cometiendo el suicidio de ella misma. Las poblaciones de abejas se han reducido en más de un tercio desde 2006, siendo una preocupación importante, especialmente cuando tres cuartas partes de todos los cultivos alimentarios dependen de los polinizadores.

Estados Unidos produce anualmente 16 mil millones de dólares en cultivos polinizadores como bayas, manzanas, zanahorias, cebollas y otras verduras, si la población de abejas melíferas continúa disminuyendo, los alimentos más sanos de los supermercados podrían dejar de existir un día, en ese orden de ideas toda la diversidad podría ser reemplazada por campos sucesivos de ciertos cultivos modificados genéticamente con propiedad exclusiva de algunas corporaciones, estas cobrarían millones por producir, transportar y vender frutas tan comunes como las manzanas haciendo que en un futuro comer una sea un lujo.

Las prácticas de agricultura orgánica respetan la salud de los polinizadores, sostienen la agricultura y la salud ambiental, es fácil ver por qué los polinizadores se están muriendo, su hábitat natural de flores silvestres y hierbas está siendo reemplazado por extensos campos de cultivos transgénicos saturados de plaguicidas.

Estos químicos de pesticidas químicos están afectando los sistemas nerviosos e inmunológico de las abejas, haciéndolas más susceptibles a las infecciones parasitarias.

La Dra. Jessica Shade, del Organic Center, dijo: “La era orgánica apoya toda la agricultura manteniendo y alimentando comunidades de polinizadores más sanos, a través de prácticas como las rotaciones de cultivos, plantación de setos y el uso de técnicas integradas con manejo de plagas, siendo posible eliminar los insectos indeseados sin la necesidad de usar químicos”

La agricultura industrial utiliza los insecticidas, herbicidas y fungicidas de manera generalizada sin investigar el impacto científico que estos productos químicos tienen sobre las bacterias agrícolas, la calidad del agua, salud de los polinizadores o cambios completos de los ecosistemas, un ejemplo claro es el uso de insecticidas conocidos como neonicotinoides tanto como pulverización para el recubrimiento las semillas.

Pero estas aplicaciones penetrantes se trasladan a los cultivos y terminan en el néctar de la planta, envenenando a las abejas. En lugar de envenenar la planta mata a las abejas y afecta la microbiología de los suelos, los agricultores pueden utilizar técnicas orgánicas integradas para el control de plagas mientras consideran la salud del ecosistema en el proceso.

Las técnicas de cultivo orgánico también excluyen a los herbicidas, si nos detenemos a pensar menos herbicidas significarían más flores silvestres, estas pequeñas plantas proporcionan un hábitat diverso para que los polinizadores prosperen, la agricultura ecológica mejora estos recursos naturales, protegiendo el hábitat natural de las abejas, además la biodiversidad proporciona polen suficiente para que las abejas construyan colmenas más fuertes y robustas.

“Una de las maneras más sencillas de conservar nuestras poblaciones de polinizadores en un mundo agrícola depende de la agricultura orgánica, así los consumidores pueden estar seguros que cada vez que compran un producto orgánico están apoyando la salud de los polinizadores”, dijo Shade.

Tags:
No Comments

Post A Comment